Consejos para trabajar desde casa durante el aislamiento… y en cualquier momento

Consejos para trabajar desde casa

Desde la experiencia, te compartimos 18 consejos para trabajar desde casa durante el aislamiento… y en cualquier otro momento.

Inauguramos este blog dedicado al crecimiento personal y el análisis conjunto de situaciones de la vida cotidiana con uno de los temas que hace unas semanas, cuando comenzamos a planificar su lanzamiento, habíamos dejado para más adelante. Sin embargo, la crisis provocada por la pandemia global del covid19 nos ha hecho –como a todos– cambiar los planes. Así que hemos decidido empezar por aquí…

*Si quieres conocernos mejor, revisa quiénes somos.*

… Hemos decidido ajustar la programación para intentar aportaros información útil para el momento que estamos viviendo.

La organización y la gestión del tiempo nos parece –igualmente– un tema clave para el bienestar personal. Forma parte de ese macro espacio lleno de variables que condicionan nuestra vidas y que sí podemos intentar gestionar de la mejor manera posible para conseguir mayor armonía.

No está en nuestras manos controlar todo lo que sentimos o lo que nos pasa como, por ejemplo, la llegada del coronavirus, pero sí podemos trabajar en el cómo reaccionamos y lo gestionamos en nuestro día a día.

Consejos para trabajar desde casa
Ilustración de: DOMMCOBB

Por eso, compartimos algunas herramientas o consejos (como prefieras llamarlo) para trabajar desde casa que pueden valer para estos días de aislamiento en los que a muchos ha tocado iniciarse de golpe en el mundo del teletrabajo… y que también valdrán para el futuro… porque juntos saldremos de esto 💪🏽

¿En qué nos hemos basado?

En la experiencia pura y dura. Personalmente, tengo casi seis años trabajando desde casa y en este artículo recojo –con toda la humildad– algunas de las herramientas que he ido adquiriendo en este tiempo y que me han funcionado.

Por supuesto, no existe una fórmula genérica perfecta y hay algunas cosas que funcionarán mejor para unos que para otros. Mi principal consejo es que te tomes tu tiempo para ir probando y encontrar la fórmula personal que mejor se adapte a tu personalidad y estilo de vida.

No me voy a llevar todo el crédito. Algunos de estos consejos para trabajar desde casa los he leído también en otros artículos o en las redes sociales de otros emprendedores a los que sigo. Los he ido probando y me he quedado con los que mejor han funcionado para mí.

Consejos para trabajar desde casa
Una de las primeras fotos que hice cuando empecé a trabajar desde casa ☺️ (2014) / Fuente: Yacarlí Carreño Santamaría

Obviamente, no siempre ha sido fácil…

Afortunadamente, esta crisis del covid19 me ha agarrado con estas herramientas que he adquirido en los últimos años. Viéndolo en perspectiva, siento que casi me había estado preparando para este momento porque al comienzo no siempre fue fácil.

Trabajar desde casa es una utopía para muchos hasta que toca probarlo y, entonces, la realidad suele diferir bastante de las expectativas. No todo es libertad; se comprueba que lo de ¨ser dueño del tiempo¨ es solo un mito; y, desde luego, es fácil perder el norte y la motivación (un factor clave en el desempeño de cualquier trabajo y que puede marcar una clara y notoria diferencia).

Cuando comencé a trabajar desde casa, por supuesto, se me pasaban los días pegada al ordenador sin darme cuenta; la realidad era caótica; descuidé muchas veces mi alimentación y mis rutinas; no me ocupé de mi salud; perdí el foco constantemente; acabé desmotivada y triste mirándome al espejo preguntándome qué estaba haciendo con mi vida después de días sin salir; me costó mucho llegar a sentirme productiva.

Otra de esas primeras fotos ☺️ (2014)
Otra de esas primeras fotos ☺️ (2014)

¿Te identificas con esto? Sigue leyendo…

Después de varios años, logré llegar a una etapa en la que todo lo anterior quedó atrás (o al menos la mayor parte de los días). ¿Cómo? Una mezcla de: Ensayo y error; madurez; desengaños con clientes; etapas de vida diferentes… Muchas cosas pasaron hasta que –finalmente– encontré la manera de ser muy productiva trabajando desde casa; logré sentirme más en control de mi vida; encontré un equilibrio vida – trabajo con el que me siento mucho contenta… y aquí cuento cómo lo hice, a través de estos consejos para trabajar desde que casa que hoy –con mucho amor– comparto para quien pueda interesar:

18 consejos para trabajar desde casa:

1. Establece una rutina diaria

Comenzar en automático no es buena idea. Si ya lo has hecho así porque ha tocado, no pasa nada. Siempre puedes parar y re organizar. Es clave establecer una rutina saludable con un buen equilibrio vida trabajo desde el inicio. Esto es igual de importante si vives solo que acompañado, en pareja, o con hijos.

¿A qué horas te sientes más productivo, por lo general? Toma esto en consideración a la hora de armar tu rutina. Delimita los horarios en los que quieras, debas y puedas trabajar separados de las pausas necesarias; las comidas; tiempo de descanso, de ocio, para la creatividad o para el ejercicio.

Una foto de mi agenda en un día no muy copado (Ten en cuenta que la subí hace unos días, así que para el 03/04 ya habrá muchas cosas más para encajar en la lista 😂)
Una foto de mi agenda en un día no muy copado (Ten en cuenta que la subí hace unos días, así que para el 03/04 ya habrá muchas cosas más para encajar en la lista 😂)

*Puedes crear una rutina adaptada a ti sean cuales sean tus condiciones de trabajo, familiares, personales, etc.*

Sabiamente, un antiguo compañero de trabajo me recomendaba en repetidas ocasiones: a modo general, incluye en tu fórmula ocho horas para trabajar; otras ocho horas para dormir; y las ocho restantes las tendrás para ejercicio, comidas, cocinar, ocio, pareja, etc. Se llama Jesús Rodríguez y lo menciono aquí para que sepa que recuerdo su consejo y que muchas veces lo uso como referencia a la hora de planificar mi rutina.

Consejos para trabajar desde casa
Modelo que desarrollé para dar ¨seriedad¨ a este artículo gracias a mi ex compi Jesús Rodríguez

Ten en cuenta que –como todo en la vida– no necesitas establecer una rutina permanente (nada es permanente). Puedes comenzar con una e ir ajustando en la medida que vas probando. Cámbiala las veces que sean necesarias hasta encontrar el punto en el que te sientas más cómodo.

2. Crea y organiza tu espacio de trabajo

Durante años me paseé por la casa trabajando en la cama, el sofá, diferentes mesas… El resultado: mala postura y una espalda lesionada. Por eso, creo que es importante tener un espacio lo más adecuado posible para el trabajo. Tiene que ser un lugar:

  • En el que tengas buena comunicación (acceso a redes, teléfono, enchufes, etc.).
  • Un espacio en el que puedas concentrarte y tener privacidad cuando la necesites.
  • Fácil de mantener limpio y organizado.
  • Idealmente con una silla cómoda y una mesa a la altura adecuada para que puedas trabajar sin lesionarte.
  • Un plus adicional: con una vista agradable o ventilación.

Visualmente, tengo que agregar, me ha aportado mucho tener un espacio de trabajo definido y organizado en casa. Lo he personalizado, lo he vuelto agradable y me ayuda a conectar con la creatividad y mis horarios de trabajo; y, al cambiar de sitio, a desconectar mucho mejor. Ya no siento que trabajo todo el día por toda la casa. Trabajo en mi espacio delimitado y en él puedo ser mucho más productiva y estar más cómoda.

Mi espacio de trabajo actual.
Mi espacio de trabajo actual.

También es bueno para tener a mano todos los insumos y recursos necesarios para el trabajo. Tenerlo organizado, limpio y ventilado es maravilla pura para mí.

3. Intenta mantener horarios de trabajo regulares

Al trabajar desde casa es importante ponerse también los horarios regulares. De lo contrario, es muy fácil caer en el horror de pasar los días trabajando sin parar y dejar fuera todas las demás actividades de nuestra vida.

En la medida de lo posible hay que intentar comportarse como en el lugar de trabajo: hacer la misma cantidad de horas requeridas y también las pausas.

Lo ideal es comenzar temprano en la mañana y poder parar para comer, desconectar un rato y terminar a horas razonables. Esto lo puedes plasmar cuando armes tu rutina diaria. También es importante, cuando trabajamos desde casa, mantener unos horarios regulares de atención a compañeros, clientes, superiores, etc. Por eso, seguir los horarios del lugar del trabajo es buena idea.

4. Vístete y realiza tus rutinas de cuidado

Al levantarte por la mañana, vístete y sigue tus rutinas de cuidado personal. La idea de cambiarnos de ropa, más que arreglarnos (que también puede tener un efecto positivo sobre nuestro estado de ánimo, para qué negarlo), es importante para marcar el inicio de tu rutina diaria.

Yo, por ejemplo, trabajo normalmente con ropa de deporte para motivarme también en ese sentido, pero puedes encontrar un punto intermedio entre ir tan arreglado como lo haces para ir al trabajo y el pijama.

No fallo en mis rutinas de cuidado de la piel, una ducha para energizarme y mi pausa para el desayuno. Cada uno tendrá su rutina, lo importante es no descuidarse.

Consejos para trabajar desde casa
Fuente: Unsplash

5. Establece objetivos

Trabajar en casa a veces genera sensación de aislamiento: de los compañeros, de superiores, de la empresa, etc. Por eso, para mí ha sido clave establecerme objetivos profesionales concretos.

¿Qué quieres conseguir en este día, esta semana o este mes? Ponte metas y haz tu planificación con las diferentes tareas que debas incluir para lograrlas. Esto me ayuda a mantener el foco y la motivación. Nadie me quita la alegría de cuando lo consigo y, cuando no se puede, les doy un poco más de tiempo, pero no me rindo.

6. Planifica

Una vez pensados los objetivos, arma tu planificación de tareas. No dejes por fuera las comidas, el tiempo que necesitas para prepararlas; las actividades que quieres hacer; la gente con la que quieres compartir tiempo; etc.

La gestión general de tu tiempo debe abarcar todos los ámbitos de la vida, no solo lo referente al trabajo. Lo que pasa cuando solo planificamos nuestro tiempo en función de tareas laborales es que acabamos sin tiempo para todo lo demás y eso, a la larga, nos repercute negativamente en todos los sentidos.

En los tiempos que vivimos, si queremos un buen equilibrio vida trabajo, tenemos que currárnoslo.

7. Lleva una agenda

Consejos para trabajar desde casa
Mi maravillosa agenda Charuca

… o un cuaderno, una lista, o una appLo que sea que te ayude a planificarte y organizar tus tareas. Esta ha sido una de las principales claves para mí a la hora de trabajar desde casa. En mi caso, ha marcado una gran diferencia poder organizar mis días, mis semanas, meses, e incluso el año… en función de las tareas que tengo que realizar para alcanzar mis objetivos + las cosas que quiero o necesito hacer para mí.

Así, cada día tengo claras las cosas que tengo que hacer y su orden de prioridad para saber en qué orden tengo que hacerlas.

*El tiempo invertido en organizar tus listas de tareas -o agenda- es ganancia total ante el tiempo que desperdicias cuando te levantas cada día a pensar por dónde comenzar.*

Además, la agenda previene olvidos (punto especialmente importante para los despistados como yo) y te permite gestionar tu tiempo para organizar también reuniones, llamadas, videoconferencias y las actividades de tu vida personal.

Yo en mi agenda lo anoto todo, incluso las pausas que quiero tomar, los momentos para cocinar o que quiero dedicar a cosas que me gusta hacer. Esto también ayuda a definir los horarios.

Poner las tareas por horas -a lo largo de día- te da mucha más especificidad y te ayuda a controlar el tiempo que dedicas a cada tarea. Esto también es importante.

Como consejo adicional, varios expertos -que he leído- coinciden en que es mejor comenzar el día por las tareas más difíciles. Avanzar en ellas aumenta nuestra sensación de productividad y nos permite mantenernos más enfocados. También de esta manera, al caer la tarde, es posible que ya te hayas quitado lo más gordo de encima.

También te recomendaría –dentro de lo posible– intentar coordinar las llamadas, diligencias y reuniones para primera hora de la mañana o, bien, para el final de la tarde. Esto ayuda a evitar cortar el día tantas veces y muchas veces también a priorizar actividades, organizar el día (o el equipo) y gestionar mejor la comunicación con los compañeros.

Trabajar desde casa no significa estar disponibles siempre. Yo evito las interrupciones a lo largo del día. Hacer las llamadas al principio o al final de la jornada me ayuda a procesar esas llamadas y las tareas que de ellas se derivan estableciendo un orden de prioridades.

Photo by Martin Sanchez on Unsplash
Photo by Martin Sanchez on Unsplash

8. Cuidado con la procrastinación

Estando en casa es mucho más fácil caer en la procrastinación: el principal enemigo de la productividad. Y ser productivos, cuando trabajamos desde casa, no solo es importante en términos económicos o de eficiencia pura y dura… Es relevante, sobre todo porque, cuando procrastinamos, perdemos tiempo valioso que podríamos usar luego para nuestro disfrute personal. Las distracciones constantes aumentan el ruido exterior y nos sacan del foco de las metas que queremos lograr.

Para evitarlo, yo, por ejemplo, intento hacer un uso responsable del teléfono y de Internet. Después de ver por la mañana los emails, mensajes y cosas por responder, cuando me centro en una de las actividades de mi agenda, coloco el móvil bocabajo y muchas veces alejado de mi espacio de trabajo para evitar distracciones. Una vez finalizadas alguna de las tareas, siempre habrá tiempo para revisar y devolver las llamadas.

*Si tu trabajo no te permite estos momentos de desconexión, puedes optar por aplicaciones para controlar el tiempo de uso de las redes sociales, etc.*

Mucho mejor que procrastinar todo el rato es establecer pausas entre tareas. Incluso puedes programarlas e intentar hacerlas cada hora o como te guste más. Mucho mejor parar 5 minutos para disfrutar de algo conscientemente que interrumpir todo el rato tus tareas con cosas random.

Hacer cosas de la casa cuando teletrabajas es otra gran tentación. Para evitarla, inclúyelas también en tu agenda y organización de tu rutina diaria. Ponles espacios de tiempo delimitados que no interrumpan tus momentos de trabajo.

9. Incluye las pausas y las comidas en tu planificación

Lo resaltamos en un punto aparte porque es importante. Recuerda incluir tus pausas para descansar, distraerte, comer, hacer ejercicios o socializar.

A muchas personas les funciona, por ejemplo, seguir una planificación de ejercicios y alimentación para evitar interrumpir constantemente el trabajo para cocinar, etc. Esto también es positivo para evitar paseos innecesarios a la cocina o comer más de lo debido por capricho o ansiedad.

*En este post mi amiga y colega Claudia Galeán habla de eso y deja también sus propios consejos para teletrabajar. Están muy buenos. Los invito a verlos y a seguirla.

Consejos para trabajar desde casa
Publicación de: Claudia Galeán

Para algunos esa pausa puede ser salir a tomar un café al balcón; llamar a una persona especial; merendar; leer; dibujar… Sea cual sea tu caso, haz tus pausas de forma consciente y disfrútalas.

Evita comer o realizar otras actividades mientras trabajas, en automático. Haz tus pausas y tus comidas con atención plena en lo que estás haciendo.

La práctica del mindfulness ayuda, además, a disminuir la ansiedad. Si te sientes agobiado en algún momento, intenta hacer el ejercicio de los cinco sentidos. Para e identifica en tu espacio de trabajo:

Consejos para trabajar desde casa
Ejercicio de los 5 sentidos (Mindfulness) EncontrARTE blog
  • 5 cosas que puedas ver ahora…
  • 4 cosas que puedas sentir ahora…
  • 3 cosas que puedas escuchar ahora…
  • 2 cosas que puedas oler ahora…
  • 1 cosa que puedas saborear (o probar) ahora…

Esa pausa consciente te ayudará a conectar con el ahora y obtener oxígeno para seguir.

A mí me ayuda acercarme a la ventana y ponerme al sol 15 minutos; abrir las ventanas y sentir un poco el aire correr. Encuentra ¨eso¨ que te de la paz que necesitas para seguir.

10. Haz pausas reales

No basta con decirlo o pensarlo. Apúntalo en tu agenda si hace falta pero haz esas pausas reales y conscientes. Nada es más urgente o más importante que tu salud física y mental. (Si hay algo que estamos aprendiendo este momento histórico, es ESTO)

11. Muévete

Aunque tengamos un espacio de trabajo definido, para descansar la postura, también es importante cambiar a ratos. En la medida de lo posible, yo intento alternar alguna hora trabajando de pie desde la barra de la cocina, por ejemplo. Esto es bueno para mi espalda y para combatir el sedentarismo.

No es bueno pasar todo el día sentados frente al ordenador, entonces, muévete:

  • Si puedes variar de vez en cuando a una mesa alta, hazlo.
  • Intenta hacer algunas de las llamadas de pie, para variar.
  • Si hay actividades que puedas hacer de forma cómoda en otro espacio, cuidando tu postura, atrévete también.
  • Para cada hora unos minutos para estirar tu cuello y espalda.
  • Las pausas que he comentado arriba te darán la vida.
Photo by Luca Bravo on Unsplash
Photo by Luca Bravo on Unsplash

12. Aprende a desconectar

Así como al principio mencionamos la importancia de marcar el inicio de la rutina, también es clave aprender a desconectar. Insisto: trabajar desde casa no significa estar disponibles 24/7. Por eso la relevancia de establecer horarios de trabajo.

Pasadas las horas de trabajo hay que intentar pasar página y dedicarnos de forma consciente a las otras actividades de nuestra vida. Mañana será otro día para seguir y atender lo que está pendiente.

13. Establece dinámicas de comunicación sanas

A veces, cuando trabajamos desde casa, queremos mostrarnos 100% disponibles y dispuestos. Con el tiempo aprendemos que podemos estar 100% dispuestos a trabajar pero no por eso debemos estar siempre disponibles. Después de las horas establecidas de trabajo, debemos aprender a reducir la comunicación con nuestros compañeros, superiores y clientes solo a lo realmente urgente.

Photo by William Iven on Unsplash
Photo by William Iven on Unsplash

Si, aún así, recibimos comunicaciones fuera de horario, deberemos crear unos canales y unos criterios de comunicación lo más específicos posibles para filtrar de forma eficiente lo que son las emergencias que deben ser atendidas en el momento de cosas que realmente pueden esperar a mañana. En mi experiencia, la mayoría de las cosas puede esperar.

Estar accesibles todo el día no nos hará el empleado del mes. Probablemente solo contribuirá a crear relaciones laborales insanas e interrupciones al resto de actividades de nuestra vida. Lo sé porque lo he vivido.

Así como debemos establecer dinámicas de comunicación sanas en nuestro entorno laboral también debemos hacerlo en casa. Cuando trabajamos desde casa, muchas veces nuestros familiares y amigos irrumpen en nuestros horarios de trabajo. También es importante ser transparentes y establecer unos criterios de comunicación claros con nuestro entorno más cercano.

14. Establece reglas de comunicación con las personas que te acompañan

No tengo hijos y, según me han comentado, eso me pone en desventaja a la hora de hablar de este tema. Lo sé. Mis compañeros, padres de niños pequeños, me resaltan la dificultad de seguir estos consejos en sus situaciones cotidianas. Lo entiendo. Por eso resalto que estos consejos los escribo desde la humildad de mi experiencia personal y que probablemente no serán aplicables en todos los casos.

Photo by Annie Spratt on Unsplash
Photo by Annie Spratt on Unsplash

En este punto solo puedo hablar de la experiencia de varios de estos compañeros padres que, según me han comentado, han logrado una mejor situación estableciendo criterios de comunicación y trabajo claros con sus círculos de apoyo.

Por ejemplo, se dividen las rutinas de trabajo y del hogar con sus parejas, en el caso de quienes están acompañados. Una amiga, que se siente más productiva por las tardes, comienza su jornada por su rutina de ejercicios y atendiendo a su bebé mientras su pareja trabaja en las mañanas. Y, luego, intercambian los roles y los turnos. Hacen lo que pueden, cuando pueden, es el resumen.

Todos resaltan que en tiempos normales, sin medidas de confinamiento, apelan a la ayuda de familiares, colegios y guarderías para poder trabajar desde casa.

Cuando los niños son más grandes, otros compañeros han destacado la importancia de establecerles también rutinas compatibles. Hay que crear esos puntos de encuentro.

*Actualización: Mi colega Laura Tuero ha publicado un artículo sobre cómo sobrevivir al teletrabajo con niños y niñas en casa. Puedes leerlo en este enlace.*

Con el resto de la familia es clave gestionar la comunicación de las dinámicas de trabajo y rutinas de una forma transparente, establecer límites y puntos de unión para el disfrute común. Aunque así lo parezca, cuando trabajamos desde casa tampoco estamos 100% disponibles para diligencias, cuidados y tareas de la casa. Por eso es tan importante aprender poco a poco a delimitar y planificar los tiempos.

15. Pide ayuda / compra tiempo

Quienes teletrabajamos también tenemos que hacer uso de nuestros dos comodines: pedir ayuda y comprar tiempo. Esto es:

Por un lado, perder el miedo a pedir ayuda a amigos, colegas, pareja, familiares, vecinos y a quienes integran nuestro círculo cercano. No podemos con todo y por muy bien que nos organicemos nunca viene mal un poco de apoyo en situaciones concretas. Nos sorprenderíamos de ver la gente que está dispuesta a echarnos una mano.

Por el otro, Verónica Ruiz del Viso habla constantemente de un concepto que a mí me gusta mucho, que es el de comprar tiempo. En la medida de lo posible, una buena manera de invertir el dinero que ganamos es comprando ese tiempo que no tenemos para hacer algunas de las cosas que necesitamos o, simplemente, para intentar ser más productivos o poder hacer ejercicios. Esto es, por ejemplo: pagar unas horas de guardería para poder trabajar en casa; comprar comidas saludables preparadas si no tienes tiempo para cocinar; pagar a alguien que pueda recoger a los niños del colegio o al alguna empresa que nos haga la colada; contratar algo de ayuda para las cosas de casa o incluso para desarrollar algunas tareas de nuestro trabajo que sea posible delegar. No siempre se puede hacer pero, cuando se puede, es realmente una buena inversión.

Photo by Lukas Blazek on Unsplash
Photo by Lukas Blazek on Unsplash

16. Tómate tu tiempo

No te rindas porque a la primera no te sientas cómodo o realizado trabajando desde casa. Tómate el tiempo necesario para descubrir el equilibrio ideal y tu fórmula personal para lograrlo.

Siempre se puede reconducir y reacomodar.

17. Tiempo para meditar / Tiempo para crear

No descuides en las pausas el tiempo que necesites para meditar o desarrollar actividades que estimulen la creatividad. Conectar contigo mismo es también desconectar de todos los ruidos que vienen del exterior para encontrARTE.

Incluso cuando estamos más agobiados y pensamos que es imposible pararuna pausa para meditar o permitirnos ser creativos y disfrutar puede hacer posible un avance más afectivo en el trabajo.

18. Combate la ansiedad

Con buenas herramientas de organización; objetivos claros; una rutina bien definida y equilibrada; pero, sobre todo, priorizando tu salud física y mental, así como la conexión contigo mismo, lograrás trabajar desde casa con éxito.

Photo by Max van den Oetelaar on Unsplash
Photo by Max van den Oetelaar on Unsplash

*Mientras más te cuides mejores serán tu motivación y tu rendimiento en los momentos de trabajo.*

La práctica de la atención plena te permite enfocarte, disfrutar de lo que haces y combatir la ansiedad… Las sensaciones de saturación, angustia y agobio son humanas y muy naturales en momentos como el que vivimos ahora. Pero, como hemos dicho al principio, somos lo que hacemos con las cosas que nos pasan. Así que paciencia que, mientras mejor nos organicemos, siempre tendremos tiempo para gestionar también mejor nuestras emociones.

Está bien no ser igual de productivos todos los días. No somos máquinas. Con estos consejos para trabajar desde casa solo he querido compartir algunas de las herramientas que –a mí– me han funcionado para lograr un mayor bienestar, pero todos mis días no son iguales… y no pasa nada. Siempre puedo reorganizar y volver a encontrar mi centro. Seguro que tú también.

De un día para el otro no podemos lograr la rutina perfecta y no existe tampoco una rutina que sea perfecta para todas las etapas de nuestra vida. La FLEXIBILIDAD también es una gran herramienta para adaptarnos a los cambios, soltar el control (no podemos controlarlo todo) y combatir la ansiedad.

Ánimo para todos.

¿Tienes más consejos para trabajar desde casa? ¡Compártelos en los comentarios! ¡Me encantaría leerte! Todos los tips son bienvenidos.

Publicado por Yacarlí

Conversadora de toda la vida. Con los pies en el periodismo y la cabeza en el mundo digital, busco respuestas en la Antropología Cultural.

5 comentarios sobre “Consejos para trabajar desde casa durante el aislamiento… y en cualquier momento

  1. Me parece muy interesante la forma en que lo planteas, el trabajar en casa es algo nuevo para muchos y por la situación hemos tenido que aprender a lidiarlo, me ha costado lo admito, el separar el trabajo, casa, ejercicio y actividades, todo en un mismo espacio, y cuesta hasta organizarse con todo sin tener que encimar una cuestión con otra, pero me gusto el como planteaste cada punto. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: