¿Sabes poner límites de manera saludable?

“Atreverse a establecer límites se trata de tener el valor de amarnos a nosotros mismos, incluso cuando corremos el riesgo de decepcionar a otros”. Brene de Brown

Sabes poner límites
Fuente: Rosana Rodríguez

Muchos de vosotros pensaréis que sabéis poner límites, yo también. Sin embargo, en ocasiones invadimos el espacio de otra persona o nos sentimis invadidos. Si esto es así en nuestro día a día, imaginaros con la situación que estamos viviendo.

En este tiempo no han parado de llegarme consultas del tipo: ¿no soporto que x persona no me permita hacer X?, ¿no aguanto no poder X? Podría seguir planteando alguna pregunta más, pero creo que las puedes añadir a nivel mental y/o consultarnos sobre las mismas.

Toca reinventarse…

Como en cualquier cambio, tenemos que reinventarnos y adaptarnos al espacio, normas, personas que conviven en casa, etc. Sobre todo, para no dañar a otro ni dañarte a ti. Como cualquier mal hábito puede cambiarse y mejorar para convertirte en una mejor versión de ti mismo. Ten en cuenta, que esto es un aprendizaje de por vida, ya que, los límites que ponía hace 10 años no son los mismos que necesito ahora.

Te invito a que te preguntes esto: ¿cuántas veces has dicho que sí cuando querías decir que no o viceversa? O la mítica frase: “Me da igual”. Te invito a que reflexiones sobre situaciones, eventos o condiciones que te han hecho responder con la mítica frase que sirve para todo, pero nos hace sentir mal a la misma vez. Es cierto, que hay situaciones en las que nos da igual, sin embargo, todos nosotros tenemos claras preferencias desde que nacemos. Si es así, ¿qué hace que esto cambie? la educación, cultura, estilos de crianza, sociedad, etc., todos estos factores hacen que digamos y hagamos cosas relegados o condicionados por lo que otro espera de mí.

Seguridad ante la puesta de límites

La puesta de límites de manera saludable hace que nos empoderemos, ganemos seguridad, autoestima y sepamos muy bien quienes somos y quienes no. Cierto, es que en ocasiones no tenemos clara la preferencia y no pasa nada, pero cuando hay invasión de nuestro ser interno y nos sentimos dañados, aquí si debemos ser cuidados y mirar que está ocurriendo.

Te invito a que te focalices en la última discusión o intercambio de opinión con tú pareja, amigo, hijo, … Sí es reciente mucho mejor. Yo para simplificar voy a ponerte un ejemplo de convivencia logístico, desde lo físico se entiende mucho mejor lo emocional. Este ejemplo es un caso inventado y nombre inventado: Julia vive con tus hijos y pareja, para ella, es súper importante la hora de la comida además debe ser a las 14.00 en punto, cual reloj suizo y todos deben estar en la mesa, sino es así, se molesta, cambia la cara, en ocasiones chantajea… ¿Creéis que Julia está respetando las necesidades del resto de miembros del hogar?

Julia, eres tú soy yo y somos todos nosotros, en muchas ocasiones damos por sentado que para los demás está bien la decisión que he tomado, sin consultarlo o dando por supuesto que para la otra persona está bien y en muchas ocasiones con esta actitud hacemos daño. No sería más sencillo en este caso, encontrar un equilibrio en la unidad familiar, opciones muchas: que Julia coma en silencio si para ella es importante y buscar otros espacios para compartir en familia, hacer una comida a la semana de ese tipo y el resto como los demás necesiten…etc.

*Si, para ti es importante el estado de bienestar y quieres algunos consejos, entra aquí.*

Imaginar si en cuestiones físicas invadimos, ¿qué no haremos con lo emocional qué para muchos es un terreno tremendamente desconocido? Muchos de nosotros no conocemos quienes somos e intentamos hacerlo a través de los demás y eso nunca funciona, desde ese lugar hago o me harán daño inevitablemente.

¿Invasión?

¿Cómo saber si están invadiendo mis límites? A continuación, te muestro algunas cosas que pueden ayudarte, existen muchas otras:

  • Sensación de malestar.
  • Emociones encontradas.
  • Pensamientos que bloquean.
  • Malestar.
  • Pérdida de identidad.
  • Duda constante.
  • En búsqueda de “culpables”, voy fuera y no me responsabilizo de lo que me corresponde.

Cuando nos hieren, nuestra estrategia es protegernos, es un mecanismo de defensa muy saludable, sin embargo, es importante, antes de hacerlo, pararte contigo, ser honesto, soltar el enfado, la tristeza…Y luego ir a: ¿qué paso?

¿Es posible?

La pregunta es ¿Cómo puedo calmarme? Inhala y exhala de manera diafragmática hasta calmar lo que estas sintiendo e intenta observar lo sucedido como en tercera persona. Cuando consigas la calma que necesitas y has observado la situación, obsérvate a ti y reflexiona sobre si te apetece o no compartirlo, al menos exprésatelo a ti y sé responsable contigo.

Fuente: EncontrARTE blog

Con todo esto, es importante saber que los límites son inmensos y cada persona tiene unos distintos, a eso multiplica por cada miembro del hogar. Algunos de estos límites los podríamos clasificar en:

  • Logísticas. Respeto de los espacios individuales, pareja, familia, importante reparto de tareas acorde a la edad, responsabilidad y tiempo de cada componente del hogar.
  • Personales. Cada persona que compone el hogar tiene unas motivaciones, aspiraciones y/o necesidades distintas, todas deben ser respetadas de forma individual y con cada vínculo del sistema del hogar.
  • Emocionales. Hay personas que necesitan expresar mucho las emociones y otras no, es importante respetar la libre expresión de la emoción desde la asertividad y empatía. Lo mismo que si una persona del hogar está triste y decide no compartirlo.
  • Físicas. Por ejemplo: si un miembro de la familia necesita hacer deporte, es necesario respetar ese espacio, quizás para otra persona del hogar es más importante por ejemplo este espacio ocuparlo en redes sociales y también está bien.

Y ahora que…

¿Conoces quién eres, qué te molesta y qué no? ¿qué te afecta de los demás y qué no?, si tú respuesta es afirmativa estás en buen camino si tu respuesta es dudosa, tienes que trabajar en el establecimiento de límites de manera saludable.

En este tiempo, puedes decidir qué hacer y qué no, bastante complicado es el aislamiento, solamente son algunas recomendaciones que esperamos te ayuden a estar un poco mejor en casa.

*Es normal en estos casos sentir que no nos respetan. Si crees que necesitas ayuda profesional para gestionarlo o crees que la cuarentena puede ser un buen momento para hacer terapia, contacta Rosana Rodríguez. Estoy pasando consultas online, así que, si me necesitas o dudas sobre lo mismo, puedes ponerte en contacto conmigo*

Publicado por Rosana Rodríguez

Psicológa, apasionada en la ayuda a los demás, curiosa por naturaleza, amante de la vida, de los viajes, de la apertura ante la vida y lo que el universo me regale.

Un comentario en “¿Sabes poner límites de manera saludable?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: